Cómo construir tu crédito en Estados Unidos – Trámites USA

Por Trámites USA

Publicado el 18 de junio, 2024

Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

¿Tienes poco tiempo en el país y ya estás trabajando? Seguramente has escuchado que debes “construir tu crédito”. Es algo que todos te mencionarán, ya que es esencial para integrarte a la maquinaria económica del país. Aquí te explicamos de qué se trata y qué pasos debes seguir.

Construir buen crédito es hacer pagos puntuales.
Construir buen crédito es hacer pagos puntuales, no acumular muchas TDC y no superar el 30% de tu límite mensualmente.

¿Qué es “construir crédito”?

Es un proceso continuo de manejar el crédito de manera responsable, hacer pagos puntuales y mantener un buen historial crediticio. Esto abre muchas oportunidades financieras y facilita la vida económica en el país. 

Lo primero que tienes que hacer es eliminar cualquier fuente de duda e informarte. Muchas personas se mantienen al margen y pierden oportunidades simplemente por temor a los “números”. 

¿Cuáles términos básicos debes conocer?

Esta es una lista básica, pero inicialmente ten en cuenta: 

Historial crediticio: el registro de cómo una persona ha manejado sus deudas y pagos desde el inicio. El record lo llevan Equifax, Experian y TransUnion, que son agencias.

Puntaje de crédito: es una cifra que indica tu solvencia, va de 300 a 850. Con un puntaje más alto hay mejor historial crediticio. FICO y VantageScore son los indicadores más usados.

Tarjetas de crédito: es un instrumento financiero que te permite adquirir bienes y servicios y pagar en plazos si lo quieres. Pero se deben hacer los pagos a tiempo y mantener bajos los saldos con relación al límite.

Préstamos y deudas: tu historial no se relaciona solo con las tarjetas de crédito, también se consideran los préstamos estudiantiles, para automóviles e hipotecas.

Pagos puntuales: es la cancelación puntual de tu deuda, teniendo en cuenta que a mayor cantidad adeudada se pagan más intereses por el dinero, lo cual puede volverse inmanejable.

Uso del crédito: porcentaje del crédito disponible que una persona está utilizando. Mantener este porcentaje por debajo del 30% es favorable para el puntaje de crédito.

Diversidad de crédito: es la mezcla de diferentes tipos de crédito (tarjetas de crédito, préstamos a plazos, hipotecas) lo cual podría ser beneficioso.

Consultas de crédito: cada vez que vas a adquirir algo consultan tu crédito para determinar si puedes asumir la deuda, estas consultas llamadas “duras” pueden afectar tu historial por lo que es importante no hacer demasiadas en un corto período.

¿Qué puedes hacer para iniciar tu crédito? 

Estos son los pasos que puedes dar:

1. Obtener una tarjeta de crédito con garantía. También se conoce como tarjeta de crédito asegurada, requiere un depósito de seguridad como respaldo en caso de que el titular no pueda pagar su deuda. La ventaja es que después de un tiempo, tras pagos puntuales, el banco te puede otorgar una tarjeta de crédito convencional.

2. Ser usuario autorizado de una tarjeta de crédito existente. Si tienes un familiar o amigo de confianza que te pueda ofrecer una extensión de su tarjeta, así si la persona paga a tiempo, este antecedente podría ayudarte a mejorar tu propio historial crediticio y puntuación.

3. Solicitar una tarjeta de crédito de tiendas. Muchos comercios ofrecen esta opción con requisitos mínimos o menos estrictos. Los límites suelen ser bajos y las tasas de interés altas por lo que estas herramientas pueden ser un poco peligrosas para la economía personal.  

¿Cómo usar una tarjeta de crédito favorablemente? 

A continuación encontrarás algunos consejos para usar este instrumento financiero de forma inteligente: 

  1. Elabora un presupuesto personal, en el cual tus gastos no deben ser mayor que tus ingresos y siempre debe haber un apartado para el pago de deudas, incluida la tarjeta de crédito. 
  2. Configura pagos automáticos a tu tarjeta desde tus cuentas, así eliminas el riesgo de pasar por alto la fecha tope de pago. La puntualidad es clave en el manejo del puntaje de crédito. 
  3. Revisa con regularidad tu informe de crédito. Hay muchas fuentes de información para ello, empezando por los bancos, y por supuesto en las ya mencionadas agencias Experian, Equifax y TransUnion, entre otras. Con esta acción puedes hasta detectar errores o posibles fraudes con tus datos. 
  4. Evalúa tu nivel de crédito y mejóralo. Una vez que logres controlar la dinámica, puedes avanzar poco a poco, como por ejemplo buscar tarjetas con niveles más altos y asumir otras inversiones. 
  5. Mantén un Bajo Índice de Utilización del Crédito. No cometas el error de usar toda la capacidad del límite, aunque no lo creas, es saludable no pasar del 30%. Por ejemplo si tu límite es $1000 no superes gastos de más de 300$. 
  6. Monitorea tus transacciones. Ahora es mucho más sencillo revisar si te han hecho los cargos correctos mediante el uso de las aplicaciones bancarias. Los bancos no son infalibles y particularmente algunos servicios te ofrecen “meses de prueba gratis” y luego cargan el monto real asumiendo que aceptas el negocio. 
  7. Usa TDC con recompensas. Son esas que pueden ofrecer beneficios adicionales como cashback, millas aéreas, o puntos de fidelidad, que pueden ser una ventaja adicional si pagas tu saldo completo cada mes. 
Puntaje crediticio
Hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar tu credit score o puntaje crediticio, lo más importante es informarte y tener la capacidad de incorporarte al sistema económico.

Ahora ya sabes 

Muchas personas temen usar las tarjetas de crédito y desaprovechan su potencial, por ende no se incluyen en el sistema económico. Pero debes saber que tener una tarjeta no conduce a endeudarse, mientras hagas uso responsable, informado y con propósito de ellas. También ten en cuenta que algunos asesores te recomiendan quedarte con una sola, pero si tener una segunda o tercera TDC es algo justificado por los beneficios que ofrece, puedes hacerlo. Lo importante es evaluar cuidadosamente tus necesidades, así como sus ventajas y desventajas. 

En cuanto a la construcción de crédito y el monitoreo constante de este indicador, si bien podría parecer excesivo, es así como funciona el sistema, por lo cual no hay otra vía sino enrolarse en la cultura financiera para poder acceder a la obtención de préstamos, el arrendamiento o compra de viviendas, la adquisición de servicios y seguros y otras actividades. 

También te puede interesar leer: Declaración de Impuestos 2024: ¿Qué debes hacer?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *